Sistemas Constructivos

 SISTEMAS CONSTRUCTIVOS 

 

 

Los diferentes sistemas constructivos de Muros con entramado ligero de madera o CLT de KOSAI permiten adaptarse a todo tipo de proyectos. Los muros de madera se utilizan tanto en construcción completa o como muros de cerramiento sobre otro tipo de estructura (metálica o de hormigón).

Entramado ligero madera

Descripción del Sistema: Los muros de entramado presentan la siguiente constitución de interior a exterior:
Revestimiento interior, puede ser de múltiples materiales, habitualmente cartón-yeso o tablero de OSB
Estructura formada por montantes de madera habitualmente a un inter-eje de 600 mm, el espacio entre montantes se coloca el aislante térmico. Sobre los montantes se fija un tablero de OSB, que rigidiza el muro.
 
Principales Aplicaciones:

  • Construcciones en madera:
    Se adapta a todo tipo de construcciones (residencial, educativo), habitualmente son construcciones de 1 o 2 plantas
    Destaca por su elevado aislamiento térmico, muy adecuado a Construcción Pasiva
    Por su prefabricación y ligereza es un sistema que se adapta perfectamente a ampliaciones y remontas de edificios existentes.

  • Muros sobre estructuras existentes (hormigón o metálicas):
    Consiste en fijar muros de entramado sobre una estructura existente (hormigón o acero). Los muros se prefabrican en taller a medida sobre el proyecto con las aperturas incluidas.
    Destaca por su elevado aislamiento térmico, muy adecuado para la Construcción Pasiva, Prefabricación elevada reduce los plazos de construcción y su ligereza permite ahorros en la estructura de soporte

 

 

  

CLT

La Madera Laminada Cruzada (CLT) es un panel de madera que típicamente consta de tres, cinco o siete capas de la madera de construcción de dimensión orientada en ángulos rectos entre sí y luego pegada para formar paneles estructurales con resistencia excepcional, estabilidad dimensional, y rigidez. CLT se puede fabricar a dimensiones personalizadas y tamaños de los paneles varían según el fabricante, mientras que la longitud es generalmente limitada por restricciones de transporte.


Principales Aplicaciones:
Su uso está limitado a clase de servicio 1 y 2. Su principal ventaja reside en que resuelven mejor en muchos casos la triple función arquitectónica: estructural (con una mayor continuidad en la transmisión de las cargas), aislamiento térmico y aislamiento acústico (debido a su mayor espesor). Se utilizan como forjados, muros y cubiertas en construcciones tanto de sólo madera como de estructura mixta. Por sus cualidades resistentes pueden utilizarse en edificios de todo tipo de uso (desde viviendas hasta construcciones industriales, pasando por edificios administrativos, educacionales, etc.) pero por sus luces moderadas y alturas son especialmente adecuadas para viviendas y edificios educativos (si bien se han llegado a construir edificios de viviendas de hasta 9 plantas). La construcción a base de tableros contralaminados ha encontrado un uso interesante en zonas sísmicas según los resultados de ciertos estudios de laboratorio realizados con edificios a escala real. Otra aplicación donde pueden alcanzar un gran desarrollo es en la rehabilitación.